Una estrella fugaz, un amor de verano

A mi pequeño Pep,

Hace sólo una semana que nos has dejado y todavía me cuesta creer que no podremos hacerte reír una vez más, ni dormirte en brazos como más te gustaba…

Apareciste en nuestras vidas hace ya un año. No eras exactamente como esperábamos (lo reconozco, tenía ganas de una niña :P) pero siendo una cosa tan pequeñita ya te queríamos tanto!

Te esperábamos con ilusión y ganas de vencer muchas batallas contigo, sin saber que lo nuestro iba a ser un amor de verano: una historia preciosa, intensa y apasionante pero que ha terminado de golpe, tan pronto han comenzado a caer las primeras hojas del otoño.

Estábamos dispuestos a llevarte de la mano hasta el fin del mundo, a enseñarte tantas cosas… Pero has sido tú el que nos has enseñado a nosotros mucho en muy poco tiempo. Nos has enseñado que lo único y más importante es el amor que pones en las cosas que haces. Nosotros te quisimos desde el primer día y eso era lo que nos levantaba por las mañanas para ir al hospital a verte. Era lo que nos sostenía cuando llegaban las malas noticias y nos costaba mantener la sonrisa.

Allí estabas tú, tan pequeño e indefenso, tan cubierto de cables muchas veces, y tan dispuesto a sonreír con solo unas palabras de cariño de tus papás. ¡Gracias por ser tan agradecido! Cómo vamos a quejarnos por haberte perdido, con la suerte que hemos tenido de conocerte y quererte!

Sólo nos queda dar gracias, porque nos has descomplicado la vida, nos has ayudado a ver las cosas con más fe y optimismo, has sido una luz en nuestras vidas. Breve pero intensa. Has sido una estrella fugaz que ha dejado un enorme rastro y nos has dejado a todos embobados en tu camino al Cielo. Nos has demostrado que toda vida puede ser bella a pesar de las complicaciones, sólo hay que tener fe en que las cosas pasan por algo, la vida tiene sentido. Tu corta vida tuvo sentido, nadie me lo puede negar. Fuiste un niño deseado, amado y cuidado y nos hiciste a nosotros un poco (o mejor, mucho) más felices.

Ojalá mucha gente se dé cuenta de esto y muchos niños como tú puedan llegar a esta mundo, aunque sea para una estancia corta. Incluso con el dolor de haberte perdido tan pronto, puedo afirmar que soy feliz de haberte conocido y de haber luchado por ti. Y eso me acompañará toda mi vida.

¡Gracias Pep! Cuida de nosotros desde el Cielo 😉

Tus papás que te quieren y te echan de menos

mamaypep

PD: Aprovecho estas líneas para agradecer al personal del Hospital Sant Joan de Deu por el cariño con el que nos han tratado a Pep y a nosotros durante estos meses. Algunos lo visteis nacer y otros nos acompañasteis en el momento de despedirlo, y todos habéis sido un gran apoyo para nosotros. ¡Muchas gracias!

En casa!

Hola a todos! Termina el verano más intenso que hemos vivido nunca y, aunque nos ha traído momentos duros, nos deja con muy buen sabor de boca gracias a estos últimos días que hemos podido pasar toda la familia juntos. Sí, sí, en casa por fin! 🙂

Han sido dos meses y medio de hospitalización de Pep que nos dejaron agotados física y emocionalmente (a los 4) y jamás hubiera pensado que nos íbamos a recuperar tan rápido como lo hemos hecho. Pero no sabéis lo felices que nos hace ver a los niños juntos y en especial a nani tan pendiente de su hermano y tan cariñoso. ¡Es una pasada! Tener a mi primer hijo fue emocionante pero tener al segundo y ver cómo interactúan es incluso mejor! Se me cae la baba con cada abrazo y beso que le da el mayor y con cada mirada y sonrisa que le contesta el pequeño.hermanos4 Seguir leyendo

Fe y paciencia

Aunque estos días estoy arriba y abajo yendo y volviendo del hospital y exprimiendo cada segundo con mis hijos, he pensado que tenía que escribir este post, por si alguna vez ayuda a alguien que se encuentre en esta situación.

Desde que a las 12 semanas de embarazo supimos que el bebé tenía problemas de corazón y probablemente Síndrome de Down pedimos que nos derivaran al Hospital Sant Joan de Déu porque sabíamos que era donde mejor iban a cuidar de nuestro hijo antes y después de nacer. El equipo que nos atendió durante el resto del embarazo estuvo pendiente de cada detalle. Me hacían ecografías y controles del corazón y crecimiento del bebé cada 3-4 semanas y nos explicaron cuál iba a ser la situación que más probablemente nos íbamos a encontrar cuando naciera: que lo ingresarían directamente en la UCI de neonatos para controlarlo pero que seguramente las primeras horas/días estaría bastante estable y no sería hasta más adelante que tendría problemas para respirar, pero que estarían pendientes y le pondrían apoyos; que habría que operarle de la aorta a los pocos días de nacer pero que esta cirugía no arreglaría el principal problema que tiene, sino que tendríamos que esperar unos meses para poder hacerla; que probablemente no podría comer por boca debido al esfuerzo que tiene que hacer su corazón y pulmones y necesitaría una sonda (por donde le suministran mi leche). Y toda esa información (que se ha ido cumpliendo bastante, aunque ha habido alguna complicación más de las que esperábamos) nos ayudó muchísimo durante el resto del embarazo y sobretodo nos ha ayudado los primeros días de vida de Pep. Porque aunque ha costado verle empeorar, verle intubado recién operado, verle luchando contra los cables que lleva (sonda nasogástrica, vía endovenosa, etc.) sabíamos que esto iba a pasar y mentalmente estábamos más preparados.

Y es que la información nos da seguridad y saber que los médicos lo tienen todo controlado (saben cómo está, qué problemas tiene, cómo puede evolucionar, qué soluciones habría que poner en cada caso, etc.) da mucha tranquilidad. Es verdad que no dejas de sufrir, porque verle tan pequeño e indefenso y tan necesitado da un poco de miedo, pero si lo piensas fríamente sabes que está muy bien atendido (tiene una enfermera pendiente de él a cada momento) y que todas esas molestias (tubos, pinchazos, medicaciones) son para ayudarle a recuperarse y tenemos que pasar por esto para poder llevarlo a casa sano y fuerte. Y si eso requiere pruebas, intervenciones y sobre todo mucho tiempo, pues ¡adelante! Tendremos fe, tendremos paciencia y estaremos a su lado para mimarle y ayudarle a hacerse fuerte.

Ya continuaré con este post más adelante, porque aún nos queda mucho por aprender de esta experiencia (aún tenemos varias semanas de hospitalización por delante) y tengo mucho que contar 😉 Pasar por esto no es nada fácil, pero ya sabéis que me gusta sacar el lado positivo de las cosas.

Vosotros seguid rezando por este pequeñajo, que está hecho un campeón pero todavía tiene que aguantar mucho trote.

IMG_5998

(El corte de pelo es cortesía de las enfermeras de noche, que ya están desesperadas porque la vía para la medicación no le dura ni dos días en el mismo sitio, se lo arranca todo y tuvieron que pincharle en la cabeza…)

Pep

Ya está aquí! Ha llegado un poco antes de lo que esperábamos, pero se ve que el pequeñajo ya no estaba a gusto en la barriga y quería salir. Y nosotros bien contentos, que ya teníamos muuuchas ganas de conocerlo 🙂

Os presento a José Guerrero Carreras (o Pep, como le llamamos nosotros):

IMG_5858

IMG_5857

IMG_5872 IMG_5853Nació el pasado viernes día 6 y en una semana ya nos tiene a todos embobados con esos ojitos negros y esos mofletes redonditos.

Ya veis que se nos cae la baba! 🙂

IMG_5828De momento está ingresado en la UCI porque le tienen que operar esta semana para hacerle un pequeño arreglo en el corazón. Lo bueno es que está muy estable y espabilado, así que estos días de espera nos dedicamos a disfrutar de él, que con solo mirarlo se pasan las horas. Si todo va bien y en cuanto esté recuperado (puede tardar pocas semanas o algunos meses) nos lo podremos llevar a casa 🙂

Sabemos que entonces tendremos un gran reto por delante. Habrá que tener mucha paciencia porque lo aprenderá todo un poco más lento que muchos niños, pero ya se ve que es un bebé activo y tendrá ganas de juerga 😉 Y ya se encargará su hermano mayor de darle juerga jeje

Os dejo con esta imagen que encontré en pinterest y representa muy bien la actitud que tenemos ahora mismo 🙂

extra cromosomeFeliz fin de semana! Y acordaos de rezar un poquito para que vaya todo bien con el corazoncito de Pep 😉