Rincón de lectura

No nos caben los cuentos en la estantería. ¿A vosotros también os pasa? Llega un punto en que el hueco que parecía bastante generoso se ha quedado corto para guardar todos los libros que tenemos para niños. No es que no me guste. Es más, me encanta! Me encanta que a Ignasi le gusten los cuentos, es uno de nuestros principales objetivos como padres: que a nuestros hijos les apasione la lectura, que creemos que tanto les va a enriquecer.

Pero teniendo en cuenta que ya vienen las fiestas y esperamos que los Reyes Magos nos ayuden a ampliar la colección, estoy pensando soluciones para ampliar también el espacio donde guardarlos, o mejor, crear uno nuevo 🙂

Hace tiempo que me encuentro por Pinterest con fotos como estas y pienso “me gustaría tener un rincón así en casa cuando mis hijos sean mayores!”. Pues creo que ya empieza a ser la hora de buscar ese rincón y reservarlo, porque a Ignasi cada vez le gusta más la “hora del cuento” antes de dormir o en cualquier momento del día. Y, como ya os he dicho, quiero fomentarlo y ayudarle a disfrutarlo. Así que, mientras yo voy buscando nuestro mejor rincón de la casa para acomodarlo y poner una estantería especial para cuentos, os dejo con una selección de rincones de lectura que a mí me enamoran 😉

rincon de lectura con ventana

esquina habitación rincon lectura

habitacion rincon lectura ideal

rincon con estanterias libros

estanteria pequeña cuentosComo veis, no hace falta que sea una habitación entera (aunque es lo que todos soñamos 😉 ) basta con que sea una estantería accesible para los niños y que esté en algún lugar de la casa donde estén a gusto. Puede ser en su propia habitación o en una esquina del salón familiar, para poder compartirlo todos.

Aquí os dejo el enlace a mi tablero de Pinterest “Rincón de lectura” con estas y algunas ideas más. Si buscáis un poco, seguro que podéis encontrar alguna que se adapte a vuestro espacio.

Para acabar, esta foto de hace casi un año (qué rápido pasa el tiempo!!) cuando los Reyes trajeron el circo plegable de Ikea, que se convirtió en el primer “rincón de lectura” improvisado de nuestra familia.

Jugant al circ

Me gusta leer vuestros comentarios!